En España, los procesos de inmigración corporativa son complejos y se clasifican en función de las características de la empresa española, el tipo de asignación y las circunstancias personales del trabajador extranjero en cuestión. En el siguiente epígrafe expondremos un breve resumen de los procesos existentes en España, que varían en función del país de origen de los empleados:

NACIONALES DE LA UNIÓN EUROPEA

Los ciudadanos de la Unión Europea, así como los ciudadanos de los restantes Estados parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo (Noruega, Islandia y Liechtenstein) y los ciudadanos de la Confederación Suiza, pueden residir y trabajar en España sin necesidad de una autorización de trabajo.

Ahora bien, para períodos superiores a 3 meses, los interesados tienen la obligación de solicitar personalmente ante la Oficina de Extranjería de la provincia donde tienen la intención de residir o establecer residencia, su Certificado de Registro Comunitario.
Los miembros de la familia de un ciudadano de un Estado miembro de la Unión Europea o de un Estado parte en el Acuerdo del Espacio Económico Europeo o Suiza que no ostenten la nacionalidad de uno de dichos Estados, cuando le acompañen o se reúnan con él, efectuarán la entrada con un pasaporte válido y en vigor, necesitando además, el correspondiente visado de entrada cuando así lo disponga el Reglamento CE 539/2001, de 15 de marzo, por el que se establece la lista de terceros países cuyos nacionales están sometidos a la obligación de visado para cruzar fronteras exteriores y la lista de terceros países cuyos nacionales están exentos de esa obligación y podrán residir en España por un periodo superiores a tres meses, estando sujetos a la obligación de solicitar y obtener una Tarjeta de Residencia de Familiar Comunitario.
A raíz de la legislación que entró en vigor en 2012, los ciudadanos de la UE que deseen vivir o quedarse más de 3 meses en España, deberán aportar pruebas acreditativas de poseer medios de vida suficientes para cubrir sus necesidades así como las de sus dependientes y tener un seguro público de salud público o privado.

NACIONALES DE TERCEROS PAÍSES

Vea a continuación las categorías más comunes de inmigración corporativa:

LEY DE EXTRANJERÍA

Autorización de Residencia y Trabajo por cuenta Ajena
El trabajador extranjero es contratado localmente por una empresa española.

Autorización de Residencia en el marco de prestación trasnacional de servicios
El trabajador extranjero es transferido a la empresa española por su empresa en el país de origen, con el que mantiene su relación laboral. Dentro de esta autorización se distinguen los siguientes tipos:
– Por asignación interna, de centro a centro, dentro del mismo grupo de empresas.
– Por prestación de servicios a una empresa española.
– Por la adjudicación de un contrato, para un proyecto que se lleva a cabo en el extranjero.

Residencia no lucrativa
Permite residir en España sin incurrir en actividades lucrativas, mostrando pruebas suficientes de rentas periódicas (inversiones, rentas vitalicias y cualquier otra fuente de ingresos) para vivir en España sin trabajar.

Tarjeta de Estudiante
Es obligatoria para cualquier extranjero que desee estudiar en España durante más de 90 días.

LEY DE EMPRENDEDORES

Residencia para Emprendedores
Permite residir en España por realizar actividades emprendedoras en el país un mínimo de 1 año, una vez que se obtenga previamente la certificación de aprobación de la Oficina Económica y Comercial de España correspondiente al domicilio del solicitante, en el que se constate que el proyecto concurren razones de interés general o especial interés económico para España.

Residencia por adquisición de bienes inmuebles
Permite a residir en España si se acredita la adquisición de vienen inmuebles superiores a 500.000€.

Residencia para inversores de capital
Permite residir en España si se acredita una inversión de capital de mínimo 1 millón de euros en:
a) Acciones no cotizadas o participaciones sociales de las empresas españolas, con la Declaración de inversión emitida en el Registro de Inversiones Exteriores del Ministerio de Economía y Competitividad
b) Acciones cotizadas, con certificado del intermediario financiero, debidamente registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores o en el Banco de España.
c) Deuda pública por valor igual o superior a dos millones de euros, con certificado expedido por la entidad financiera o por el Banco de España en el que se indique que el solicitante es el titular único de la inversión para un periodo igual o superior a cinco años.
d) Depósitos bancarios, con un certificado bancario que indica que el solicitante es el único titular del depósito bancario.

Residencia para empleados altamente cualificados
El trabajador extranjero, que posea un título universitario, es contratado localmente por la empresa española.

Residencia intraempresarial
El trabajador extranjero, poseedor de un título universitario, es asignado a una empresa española por su empresa en el país de origen. Es un proceso similar al de las autorizaciones transnacionales, pero más flexible y con menos requisitos.

Para más información o cualquier otro tipo de categoría, por favor no dude en contactar con nosotros.